Revestimiento, secado, limpieza –
Tratamiento superficial inductivo

Ilustración de calentamiento de una superficie

El calentamiento por inducción es ideal para todos los tratamientos de superficie, como el revestimiento, el secado o la limpieza, ya sea con o sin precalentamiento. El principio de acción es siempre el mismo: el calor se genera en la pieza de trabajo.

En los tratamientos superficiales convencionales, el calor actúa sobre la pieza de trabajo desde el exterior. Por ejemplo, si se recubre una superficie con una capa superior que luego se seca o endurece, la superficie del revestimiento se seca primero.

En cambio, con el calentamiento inductivo el proceso se invierte, la capa superior comienza a secarse desde la superficie del componente y la superficie del revestimiento es la que permanece más tiempo húmeda. Esto tiene la ventaja de que los componentes volátiles del revestimiento, que deberían escapar al exterior durante el secado o endurecimiento de la capa, pueden difundirse sin impedimentos hasta el final. De esta manera, el secado o el endurecimiento es más rápido y específico. Y como resultado también se incrementa la calidad cosmética del revestimiento de la superficie.

El uso del tratamiento inductivo de superficies

Revestimiento de chapas, alambres y tubos
La inducción se puede utilizar de forma óptima para el revestimiento de chapas, alambres o tuberías. El material se calienta cuidadosamente a una alta densidad de potencia para que se puedan lograr altas velocidades de producción. Los procesos de calentamiento también son fácilmente reproducibles. Tiempos de ciclo rápidos para una producción eficiente.
Precalentamiento de conductores
En la industria del cable, los hilos de cobre y aluminio se precalientan por inducción antes de revestirlos con material aislante. Por un lado, esto se hace con la ayuda de inductores en forma de una larga bobina cilíndrica a través de la cual se tira del cable. Por otro lado, el hilo puede ser conducido sobre rodillos y calentado como un devanado secundario cortocircuitado, que presenta la ventaja de una gran eficacia. Las instalaciones de este tipo también son adecuadas para alambres de acero y tubos de acero de paredes finas.
Protección anticorrosiva de tuberías de acero
Para proteger las tuberías de acero de la corrosión, se les aplica un revestimiento superficial de laca o plástico. Las tuberías se calientan antes de ser revestidas. Si esto se hace por inducción, la ventaja es que la temperatura puede controlarse con precisión. Debido al efecto pelicular, el calentamiento de la tubería se concentra entonces solo en una fina capa superficial de la tubería. Las zonas que no deben calentarse están protegidas, lo que da como resultado una calidad significativamente mayor y una menor tasa de rechazos. La energía utilizada en este proceso es considerablemente menor que con los métodos de calentamiento convencionales.
Estañado de tiras de metales no ferrosos
El calentamiento inductivo de flujo transversal se utiliza con éxito para estañar tiras de metales no ferrosos. Al poder conseguir una alta densidad de potencia, las velocidades de ejecución de la cinta son también muy elevadas, y sin influir excesivamente en las propiedades metalúrgicas y mecánicas. La implementación es sencilla, ya que las unidades de frecuencia de Himmelwerk son muy flexibles en su diseño. La operación es fácil de aprender e intuitiva.
Anterior
Siguiente

Nuestro proceso

Inducción para sus tratamientos superficiales

¿Cuál es el generador adecuado? ¿Cómo podría ser un inductor para su aplicación? Le mostraremos qué ventajas puede tener para usted el tratamiento inductivo de superficies.

Dos empleados frente al equipo
Dos empleados frente a la pizarra

Nuestro servicio

Su socio para desarrollos innovadores

El calentamiento inductivo entraña muchas ventajas para su empresa, sus empleados y el medio ambiente. Aproveche la tecnología y conviértase en un ejemplo en su industria.

Su asesor

Daniel Schulte

Ventas

Daniel Schulte, Vertrieb Himmelwerk